INSERT INTO sites(host) VALUES('eduardocasanova.com') 1045: Access denied for user 'www-data'@'localhost' (using password: NO) eduardocasanova.com Estimated Worth $171,051 - MYIP.NET Website Information
Welcome to MyIP.net!
 Set MYIP as homepage      

  
           

Web Page Information

Title:
Meta Description:
Meta Keywords:
sponsored links:
Links:
Images:
Age:
sponsored links:

Traffic and Estimation

Traffic:
Estimation:

Website Ranks

Alexa Rank:
Google Page Rank:
Sogou Rank:
Baidu Cache:

Search Engine Indexed

Search EngineIndexedLinks
 Google:
 Bing:
 Yahoo!:
 Baidu:
 Sogou:
 Youdao:
 Soso:

Server Data

Web Server:
IP address:    
Location:

Registry information

Registrant:
Email:
ICANN Registrar:
Created:
Updated:
Expires:
Status:
Name Server:
Whois Server:

Alexa Rank and trends

Traffic: Today One Week Avg. Three Mon. Avg.
Rank:
PV:
Unique IP:

More ranks in the world

Users from these countries/regions

Where people go on this site

Alexa Charts

Alexa Reach and Rank

Whois data

Who is eduardocasanova.com at whois.godaddy.com

Domain Name: EDUARDOCASANOVA.COM

Registrar URL:
http://www.godaddy.com

Registrant Name: Eduardo Casanova

Registrant Organization:

Name Server:
ns.inmotionhosting.com

Name Server:
ns2.inmotionhosting.com

DNSSEC: unsigned



For complete domain details go to:


http://who.godaddy.com/whoischeck.aspx?domain=EDUARDOCASANOVA.COM



The data contained in GoDaddy.com, LLC's WhoIs database,

while believed by the company to be reliable, is provided "as is"

with no guarantee or warranties regarding its accuracy. This

information is provided for the sole purpose of assisting you

in obtaining information about domain name registration records.

Any use of this data for any other purpose is expressly forbidden without the prior written

permission of GoDaddy.com, LLC. By submitting an inquiry,

you agree to these terms of usage and limitations of warranty. In particular,

you agree not to use this data to allow, enable, or otherwise make possible,

dissemination or collection of this data, in part or in its entirety, for any

purpose, such as the transmission of unsolicited advertising and

and solicitations of any kind, including spam. You further agree

not to use this data to enable high volume, automated or robotic electronic

processes designed to collect or compile this data for any purpose,

including mining this data for your own personal or commercial purposes.



Please note:
the registrant of the domain name is specified

in the "registrant" section. In most cases, GoDaddy.com, LLC

is not the registrant of domain names listed in this database.

Front Page Thumbnail

sponsored links:

Front Page Loading Time

Keyword Hits (Biger,better)

Other TLDs of eduardocasanova

TLDs Created Expires Registered
.com
.net
.org
.cn
.com.cn
.asia
.mobi

Similar Websites

More...
Alexa鏍囬

Search Engine Spider Emulation

Title:Eduardo Casanova
Description:
Keywords:
Body:
Eduardo Casanova
This site
PrincipalContacto
Identificar
Eduardo Casanova
Front PageContactoCategor铆asArchivos脷ltimos comentarios
CASANOVA Y MIRANDA, O LA MALA SUERTE
publicado enAbr 27, 2015 por Eduardo Casanova en Uncategorized
Vidas paralelas, y divergentes
Giacomo Girolamo Casanova, nacido en Venecia el 2 de abril de 1725 y muerto en Bohemia el 4 de junio de 1798, y Sebasti谩n Francisco de Miranda, nacido en Caracas el 28 de marzo de 1750 y muerto en C谩diz el 14 de julio de 1816, para quien se quede en la superficie, en lo aparente, podr铆an ser hasta parecidos. Sobre todo por mujeriegos. Pero fueron muy distintos. Salvo porque ambos tuvieron muy mala suerte en sus vidas.
Casanova pas贸 a la historia como el gran conquistador de mujeres, cuando en realidad no fue tal. Hubiera querido que se le conociera como fil贸sofo, o como un hombre realmente importante de su tiempo, pero su nombre qued贸 como el del gran amante, no porque en realidad lo haya sido sino porque un editor deshonesto modific贸 sus 鈥淢emorias鈥 para hacerlas m谩s interesantes y venderlas mejor.
Miranda entr贸 a la historia como el 鈥淧recursor鈥 de la independencia de los pa铆ses hispanoparlantes de Am茅rica, cuando en realidad fue el verdadero Libertador, no simplemente un precursor: fue el que luch贸 a brazo partido por separar esos pa铆ses de la tutela espa帽ola, y el que realmente inici贸 el proceso que llevar铆a a la independencia de casi todos ellos. Pero hay m谩s: en rigor, los escritos de Miranda demuestran que fue mucho m谩s mujeriego y conquistador de mujeres que Casanova, pero como se dedic贸 a otras actividades m谩s serias y trascendentales, la opini贸n p煤blica parecer haberle perdonado esas veleidades. Sin embargo, hasta en ese aspecto de su vida termin贸 derrotado por la mala suerte: Lord Byron se inspir贸 en su historia de conquistador para crear su 鈥淒on Juan,鈥 en el que el personaje (Don Juan) no es un verdadero conquistador de mujeres, sino una v铆ctima de las mujeres que lo conquistaron. Mala suerte.
Tanto Casanova como Miranda fueron escritores de Memorias, que en cierta forma son obras importantes para entender una etapa fundamental de la Historia europea (y americana, en el caso de Miranda). Y en ambos trabajos hay menciones de personajes fundamentales de su tiempo. La diferencia esencial estriba en que las de Casanova, escritas en franc茅s, tienen alg煤n valor literario y muchas mentiras, mientras que las de Miranda, redactadas mayormente en castellano, est谩n muy mal escritas y en general cuentan verdades.
En ambos casos, el Casanova y el de Miranda, la mala fortuna se atraves贸 y parecer铆a haber impuesto lo que, en estricta realidad, no es cierto.
Casanova: el que naci贸 como no deb铆a
Casanova, en realidad, no era Casanova. Era hijo de una actriz llamada Zanetta Farussi, en tiempos en que ser actriz significaba casi lo mismo que ser prostituta, y su padre biol贸gico fue Michele Grimani (1697-1775), conocido noble y mecenas, propietario del Teatro di San Samuele, que era hermano de un Cardenal muy importante. Como era usual en ese tiempo, Grimani, para tener disponible y cerca a Zanetta, la cas贸 con un actor y bailar铆n italiano de muy bajo nivel, llamado Gaetano Guiseppe Casanova, nacido en Parma en 1797, en tiempos en los que ser actor y bailar铆n era m谩s o menos lo mismo que ser proxeneta y estafador. En sus memorias, Casanova cuenta que su 鈥減adre鈥 era descendiente de hidalgos de Zaragoza. Le parec铆a mucho menos infamante ser descendiente de espa帽oles que serlo de italianos, pero no tom贸 en cuenta que los Casanova espa帽oles son catalanes, valencianos o navarros, pero en ning煤n caso aragoneses. En la Italia del norte suelen usar apellidos como Casanova, Casabella o Casagrande para los exp贸sitos, y por ello los Casanova o Casabella o Casagrande son de origen desconocido, lo que es, por supuesto, mucho menos 鈥渆legante鈥 que descender de hidalgos espa帽oles, algo que ten铆a en su tiempo un cierto encanto relacionado con el honor, el orgullo y el misterio. Es evidente que el personaje no pod铆a decir que era hijo ileg铆timo de un noble veneciano, lo que le habr铆a acarreado, adem谩s del descr茅dito, la implacable venganza de los nobles venecianos, y no quer铆a decir que su 鈥減adre鈥 oficial era un paria, un sujeto de clase definitivamente inferior en su tiempo. La historia cierta y comprobada es que Casanova, mientras su padre biol贸gico mantuvo su relaci贸n con su madre, fue criado como un aut茅ntico noble, con preceptores y maestros que lo educaron en grande, pero al cesar la relaci贸n de Zanetta con Grimani, cuando el hijo mayor de ambos tendr铆a 11 o quiz谩s 12 a帽os, la noble familia veneciana repudi贸 tanto a Zanetta como a sus hijos (Giacomo era el mayor), y el joven, que qued贸 a cargo de sus abuelos debido a que su madre se fue a Londres (en donde se le atribuye un hijo con el Pr铆ncipe de Gales), se vio en un medio muy inferior, social y econ贸micamente, al que hasta entonces lo hab铆a alojado. S贸lo ten铆a sus modales y su cultura, y de ambas muletas hizo uso como mejor pudo.
Miranda: el que naci贸 donde no deb铆a
Miranda, por su parte, tambi茅n naci贸 en un medio equivocado. Fue hijo de un canario, Sebasti谩n Francisco de Miranda y Ravelo, nativo de Orotava que ejerciendo el comercio en Indias (en Caracas) se hizo muy rico y se cas贸 con una hija de canarios bastante m谩s joven que 茅l. Sebasti谩n Francisco, el hijo, naci贸 en Caracas cuando los 鈥渕antuanos,鈥 los pretendidos arist贸cratas criollos venezolanos estaban en la cumbre de su prepotencia. Eran los tales mantuanos, por lo general, descendientes de secundones, de hijos menores de nobles e hidalgos, que por ser el mayor el 煤nico heredero sol铆an ser, un poco como Casanova, due帽os apenas de una buena educaci贸n pero sin fortuna ni bienes materiales, por lo que normalmente terminaban siendo curas o soldados. O emigraban a Indias con la esperanza, casi siempre irreal, de hacerse muy ricos y regresar a Espa帽a con t铆tulos propios. Eran los mantuanos de Caracas, pues, descendientes de orgullosos personajes espa帽oles que se negaban a trabajar y en cambio (los que viajaron a Indias) explotaban con sa帽a a siervos y esclavos que ten铆an la desgracia de estar bajo su poder. En esa 茅poca la sociedad caraque帽a estaba claramente estratificada en castas: la superior en mando y poder era la de los blancos peninsulares, que viajaban como representantes del rey a la depauperada provincia de Venezuela, gobernaban y se iban a otra parte, pero se sent铆an superiores a los de la segunda casta, la de los blancos criollos o mantuanos, que tambi茅n se sent铆an superiores a todos los dem谩s y eran los due帽os verdaderos de la riqueza del sitio; la tercera casta era la de los blancos de orilla, casi todos canarios o descendientes de canarios plebeyos, que a diferencia de los mantuanos sol铆an ser comerciantes y agricultores, pero no necesariamente terratenientes; por debajo de ellos estaban los mestizos, los negros y los indios, en ese orden, los descastados, nacidos para ser explotados por los dem谩s. Sebasti谩n Francisco de Miranda y Rodr铆guez de Espinoza, que despu茅s se quit贸 el primer nombre y se hizo conocer como Francisco de Miranda, pertenec铆a a la casta de los blancos de orilla, aunque en su caso su familia ten铆a grandes recursos econ贸micos, pues su padre era uno de los comerciantes m谩s ricos de la localidad, propietario adem谩s de varias casas. Durante la infancia de Francisco (Pancho), su padre tuvo un pleito muy fuerte con los mantuanos por el uso de un uniforme y un bast贸n de mando, a los que se cre铆a con leg铆timo derecho por haber financiado un cuerpo militar formado por canarios, que pronto los mantuanos cuestionaron ante el rey. En su momento aquel fue un pleito importante, que termin贸 cuando el propio rey determin贸 que el canario Miranda ten铆a raz贸n, aunque la raz贸n no lo favoreci贸 en absoluto. En todo caso, el pleito del padre afect贸 enormemente al hijo. Una de las consecuencias inmediatas del enfrentamiento fue la decisi贸n de que el hijo se fuera a Espa帽a, a labrarse el porvenir que se le negaba en su lugar de nacimiento, decisi贸n que se realiz贸 cuando el joven Pancho ten铆a apenas 21 a帽os y hab铆a interrumpido sus estudios en la Universidad de Caracas, en donde los mantuanos, tal como a su padre, le hab铆an hecho la vida imposible.
Casanova: aventurero y conquistador de mujeres casi a su pesar
Casanova, privado de sus privilegios pero due帽o de una exquisita educaci贸n, a los 21 a帽os, entr贸 al servicio del Cardenal Acquaviva (Troiano, que fue embajador ante la Corte de Espa帽a y pariente cercano de los otros cardenales del mismo apellido: Giulio 鈥搎ue tuvo a su servicio a Cervantes por un tiempo鈥, Francesco, Giovanni Vincenzo) y se hizo fraile. De inmediato empez贸 a viajar por toda Europa y obviamente se vio impelido a llevar una vida de aventurero y a fingir a diestra y siniestra. En Venecia se convirti贸 en m煤sico por breve tiempo, y luego se convirti贸 en m茅dico. Acusado de hereje y de brujo, sobre todo a causa de su biblioteca, tuvo que huir de Venecia. Pas贸 por Mil谩n, Cremona, Cesena, Parma, G茅nova, Lyon, Par铆s y Dresde. De regreso a Venecia fue a tener a la c谩rcel, de donde escap贸 para exilarse durante 18 a帽os. En Par铆s conoci贸 a Luis XV, la Pompadour y a lo m谩s granado de la corrompida corte francesa. All铆, al parecer, fue el inventor de Loter铆a. Conoci贸 a Voltaire y otras grandes figuras de la Francia de entonces, pero pronto se vio envuelto en una estafa por falsificaci贸n de letras de cambio y debi贸 escaparse de nuevo. Tambi茅n se invent贸 un .t铆tulo nobiliario y se hizo llamar 鈥淐asanova de Seingalt.鈥 Logr贸 nada menos que una condecoraci贸n papal y consigui贸 engatusar al rey alem谩n Federico II de Prusia, que le ofreci贸 un mando en su ej茅rcito, conoci贸 a la emperatriz Catalina la Grande, pas贸 por Polonia, fue a tener a Espa帽a y estuvo encarcelado mes y medio en Barcelona debido a una aventura galante con la esposa del Capit谩n General del ej茅rcito. Volvi贸 a Italia en donde se encontr贸 con una hija casada con un mas贸n importante (茅l mismo era tambi茅n mas贸n). Tradujo la 鈥淚l铆ada鈥 y public贸 un libro en el que afirmaba que la capacidad de razonar de las mujeres est谩 afectada por el 煤tero, tesis que se copi贸 de dos profesores universitarios. Posiblemente por vengarse de la familia Grimani que lo hab铆a expulsado de su seno, publica una novela en la que afirma que Carlo Grimani era hijo bastardo, lo que le cuesta un nuevo exilio. Pasa por Viena, Bolzano, Augsburgo, Aquisgr谩n, Spa, Dresde, Berl铆n y Praga, en donde al parecer escribi贸 parte del libreto del 鈥淒on Giovanni鈥 de Mozart o por lo menos modific贸 lo escrito por Da Ponte. Finalmente, ya viejo y cansado, recala en el castillo del Conde Waldstein, cuyo nombre qued贸 eternamente ligado a la Sonata 21 de Beethoven, y se convierte en bibliotecario de su castillo, en Bohemia. Ya menguado y enfermo, all铆 escribe sus famosas Memorias, con la esperanza de vivir de ellas por un buen tiempo. Su vida se hace miserable cuando no est谩 presente en el castillo el propio Conde, pues el Mayordomo y el personal en general lo detestan. A los 73 a帽os (1798) muere y deja sus escritos en manos de un editor alem谩n. Quer铆a que le considerara un pensador, un fil贸sofo de su tiempo, pero su mala suerte decidir铆a otra cosa.
Miranda: viajero universal sin propon茅rselo
La gran aventura de Francisco de Miranda, un cuarto de siglo menor que Casanova, no deja de tener un cierto parecido con la del veneciano. A los 21 a帽os (1771) dej贸 el puerto de La Guaira para atravesar el Atl谩ntico. Treinta y cinco d铆as despu茅s lleg贸 al puerto de C谩diz, en donde se aper贸 de ropa y de libros, adem谩s de comprarse una flauta. No mucho despu茅s lleg贸 a Madrid, en donde por una cantidad determinada se compr贸 una plaza de capit谩n en el ej茅rcito del Rey Carlos III. Empez贸 entonces a formar su gran biblioteca con libros de historia, religi贸n, filosof铆a, matem谩tica y ciencia militar. Su colecci贸n de libros, entre los cuales hab铆a muchos prohibidos por la Inquisici贸n, ser谩 no mucho despu茅s la causa de que las autoridades lo investiguen y lo acusen 鈥搕al como a Casanova鈥 de hereje. Se inici贸 como militar en el norte de 脕frica y en muy poco tiempo se gan贸 varios enemigos. Era un joven de muy buena presencia, muy exitoso con las mujeres, culto e inteligente, y suscitaba gran envidia entre sus pares y hasta entre sus superiores. Tuvo, adem谩s, la imprudencia de criticar por escrito a su jefe, un coronel de ascendencia escocesa, que de inmediato le puso la proa para castigarlo. Fue acusado, al parecer injustamente, de robo de dinero, y perseguido con sa帽a por otro oficial que inicialmente hab铆a sido su amigo. En Gibraltar se hizo amigo del comerciante ingl茅s John Turnbull, lo que tendr铆a mucha importante en su vida posterior. Para su fortuna, se gan贸 la buena voluntad de un general importante, Juan Manuel Cajigal, que lo llev贸 con 茅l a Cuba. Pero en Cuba tambi茅n lo sigui贸 la mala suerte. Luego de ver acci贸n en Pensacola (Florida), se gan贸 el odio del joven gobernador de apellido G谩lvez, sobrino de un importante ministro de la corte de Madrid. Fue acusado, tambi茅n injustamente, de mostrar las fortificaciones de La Habana al general Campbell, el jefe ingl茅s que hab铆a sido derrotado y preso por los espa帽oles (luego se demostr贸 que fue otro oficial el que cometi贸 la falta) y de participar en una operaci贸n de contrabando en favor de un ingl茅s, que lo hab铆a ayudado en una misi贸n en Jamaica. Condenado por 鈥渦n juez sicofante鈥 se vio obligado a escapar hacia los Estados Unidos con la ayuda de Cajigal. En estados Unidos comenz贸 su carrera de revolucionario en favor de la independencia de la Am茅rica espa帽ola. All铆 conoci贸 a Washington, Knox, Adams, Hamilton y buena parte de los fundadores de los Estados Unidos. Tambi茅n se acentuaron sus conquistas femeninas. En diciembre de 1794 sali贸 de Boston rumbo a Inglaterra y, para hacer el cuento corto, en Inglaterra se dedic贸 a buscar apoyo para su idea de independizar la Am茅rica espa帽ola, para lo cual se entrevist贸 much铆simas veces en el Primer Ministro, el joven Pitt. Pero los ingleses no ten铆an el m谩s m铆nimo inter茅s por los pueblos de Am茅rica, sino por el poder pol铆tico y los negocios, por lo que en realidad de burlaron de Miranda como quisieron. Hastiado de aquello se convirti贸 en un gran viajero, pas贸 por Alemania (en donde presenci贸 unas maniobras del rey Federico de Prusia, con quien lleg贸 a conversar, tal como lo har铆a con el fil贸sofo Mois茅s Mendelsohn, abuelo del m煤sico, y otros personajes importantes de su tiempo), y recorri贸 Italia, Austria, Grecia, Turqu铆a y Rusia, en donde es hasta posible que haya sido amante de la emperatriz, Catalina II, que lo distingui贸 y lo convirti贸 en oficial de sus ej茅rcitos. All铆 se relacion贸 con Potemkin y se hizo llamar conde, y en todas partes us贸 diferentes seud贸nimos. En sus viajes conoci贸 a Haydn y a varios de los prohombres m谩s realmente notables de su tiempo. En Escandinavia altern贸 con los reyes de Suecia y Dinamarca y logr贸 que los daneses humanizaran sus c谩rceles, lo que fue el inicio de una serie de reformas que convirtieron a Dinamarca en uno de los pa铆ses m谩s avanzados y felices del mundo. Regres贸 a Inglaterra y estando en Londres, luego de numerosas gestiones frustradas en pro de la Independencia de la Am茅rica espa帽ola, se interes贸 en la Revoluci贸n Francesa, con lo que perdi贸 la protecci贸n de la zarina. Luego pasar铆a un per铆odo terrible en Francia, en donde fue nombrado general de la Revoluci贸n y estuvo a punto de perder la cabeza en la guillotina de Danton y Robespierre. Conoci贸 tambi茅n Napole贸n Bonaparte, que lo compar贸 con Don Quijote (pero sin la locura). Volver铆a a Inglaterra a fracasar de nuevo y finalmente pasar铆a a Estados Unidos, a enfrentar otros fracasos. Intent贸 invadir Venezuela por Ocumare y por Coro y de nuevo se enfrent贸 al desenga帽o. Vuelto a Inglaterra (en donde se hab铆a casado son Sarah Andrews y hab铆a tenido dos hijos), la suerte pareci贸 sonre铆rle cuando Caracas se alz贸 el 19 de abril de 1810 contra el poder de Espa帽a y Sim贸n Bol铆var, Andr茅s Bello y Luis L贸pez M茅ndez viajaron a Londres. Bol铆var lo invit贸 a volver a Caracas, lo que acept贸 para emprender su 煤ltima gran aventura, pues luego de fundar la Sociedad Patri贸tica y convertirse en miembro del primer Congreso, termin贸 siendo General铆simo (dictador) de la nueva rep煤blica, que se perdi贸 en 1812. Traicionado por Bol铆var y otros, fue entregado a los espa帽oles y perdi贸 para siempre la libertad. Luego de estar encerrado en La Guaira, Puerto Cabello, Puerto Rico y C谩diz, muri贸 de apoplej铆a en la c谩rcel de La Carraca el 14 de julio de 1816, aniversario de la Toma de la Bastilla, sin poder siquiera imaginar que poco despu茅s Sim贸n Bol铆var triunfar铆a donde 茅l fracas贸. Nadie, en vida, le dio cr茅dito alguno por haber sido el inventor de la independencia, del Canal de Panam谩 y, entre otras cosas, del voto de las mujeres. Se dice tambi茅n que fue el inventor verdadero de la pluma fuente y de los calzoncillos.
El 茅xito de Casanova: un gran fracaso post mortem
Con sus 鈥淢emorias鈥 Casanova quer铆a ganar mucho dinero y pasar a la posteridad como un gran fil贸sofo y hombre importante, pero de nuevo la mala suerte lo venci贸. El editor (Heinrich Brockhaus) no las encontr贸 lo suficientemente atractivas y las hizo modificar por Jean Laforgue, que hasta cambi贸 la ideolog铆a del autor haci茅ndolo pasar casi por un revolucionario (cuando siempre fue conservador), pero lo m谩s importante fue que le agreg贸 una gran cantidad de conquistas femeninas inventadas y muy bien descritas, que es lo que las hace realmente 鈥渃omerciales,鈥 Sin embargo, a la vista de las verdaderas 鈥淢emorias,鈥 que se dieron a conocer en su forma original en 1960, Casanova no fue el mujeriego que aparec铆a en la obra modificada, pero bien puede ser considerado uno de los mayores autores costumbristas de todos los tiempos, cuya obra da un cuadro veros铆mil de su 茅poca. Sin embargo, su mala suerte lo ha hecho casi deleznable, y lo m谩s notable que se logr贸 en su recuerdo fue la grotesca pel铆cula 鈥淐asanova鈥 (1976), de Federico Fellini, en la que lo ridiculiza de manera lamentable, labor que ejecuta por medio del actor Donald Sutherland, maquillado en forma lamentable para convertir a Casanova en una fea caricatura.
El triunfo de Miranda, otro gran fracaso post mortem
Los restos de Miranda quedaron en una fosa com煤n en C谩diz, de donde quiz谩 nunca se rescaten. En el Pante贸n Nacional de Venezuela, en Caracas, un Cenotafio espera por sus ilustres huesos. Sim贸n Bol铆var, convertido en el Libertador de Venezuela y buena parte de la Am茅rica espa帽ola, se arrepinti贸 de lo que le hab铆a hecho a Miranda, pero ya era demasiado tarde, Y 茅l mismo (Bol铆var) conocer铆a en carne propia la terrible ingratitud de la que deber铆a haber sido su gente.
Miranda fue reivindicado oficialmente despu茅s de muerte, su nombre est谩 en el Arco de Triunfo de Par铆s y le ha sido dado a varios pueblos y hasta a uno de los estados m谩s importantes de Venezuela, pero el t铆tulo de Libertador le fue otorgado a Bol铆var, a San Mart铆n y en grado menor a O鈥橦iggins, Artigas y otros dioses menores, A Miranda se le concedi贸 apenas, como un consuelo, el t铆tulo de 鈥淧recursor,鈥 cuando en realidad fue el verdadero iniciador de ese proceso del que salieron todas las rep煤blicas independientes que se formaron en lo que hab铆a sido la Am茅rica espa帽ola.
Como a Casanova, la mala suerte, la mala estrella, acompa帽贸 a Miranda hasta despu茅s de su muerte. Miranda, el m谩s grande y universal de todos los americanos, ha quedado relegado a un segundo plano, mientras muchos que dan verg眉enza parecen pasearse por la historia vestidos de dioses o semidioses.
Quiz谩 habr谩 que aceptar que en el Nuevo Mundo, como dijo de Venezuela Manuel Vicente Romerogarc铆a, uno de sus primeros novelistas, es 鈥渓a tierra de las nulidades engre铆das y las reputaciones consagradas.鈥
1 comentario raquo;
copy;2016 by admin bull;
Contacto bull; Ayuda
bull; b2evolution
Cookies are required to enable core site functionality. copy;2016 by This site.

Updated Time

Updating   
Friend links: ProxyFire    More...
Site Map 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 110 120 130 140 150 160 170 180 190 200 250 300 350 400 450 500 550 600 610 620 630 640 650 660 670 680 690 700 710 720 730 740 750
TOS | Contact us
© 2009 MyIP.cn Dev by MYIP Elapsed:50.258ms